¿Tu proceso de evaluar el desempeño se ha convertido en una pesadilla?


Para muchas organizaciones la Evaluación de desempeño es un problema antes que una herramienta que puede aportar muchos beneficios e información importante a la organización y para el proceso de gestión humana, además ayuda a generar espacios de retroalimentación y mejoramiento grupal, en muchas ocasiones los procesos de evaluación se hacen por cumplir un requisito y no por reconocer realmente lo que se está haciendo bien y lo que se debe mejorar, y ese es el primer error, realizar la evaluación por cumplir un requisito, porque está establecido en un plan de calidad o en una matriz de indicadores y no porque realmente nos agregue valor y nos dé lineamientos sobre lo que podríamos trabajar.

Al ser considerada como un requisito organizacional anual o semestral, la evaluación de desempeño se convierte en un proceso que nos quita tiempo, quita tiempo a los líderes, nos pone más trabajo y además indispone a los trabajadores porque muchas veces se sienten ultrajados con el proceso, estas situaciones agregan estrés y problemas a la implementación.

Para ayudarte con la implementación queremos obsequiarte nuestra Guía rápida para la Gestión del Desempeño en la que te contamos lo que debes tener en cuenta para mejorar tu proceso.

->->-> https://goo.gl/qEIPGG